domingo, 25 de septiembre de 2011

Hoy nadie me quita lo escrito


Por mucho tiempo me cuidé de que la existencia de mi blog no sea "pública", que no muchos supieran de él ¿Por qué? Por una sencilla razón, de un momento a otro comenzó a tocar fibras de mi corazón.

Pero, de pronto me di cuenta que solo era mi pañuelo de lágrimas, el hombro amigo que necesitas para botar todo lo que llevaba ahí y que dolía. Es bastante probable que lo siga haciendo, porque es innato de mí, escribo cuando estoy triste, escribo cuando he tocado fondo, escribo cuando estoy al borde.

¿Por qué no lo compartí antes? Porque simplemente eran heridas latentes que aún no sanaban, heridas aún estaba abiertas. Siguen siendo heridas profundas, siguen siendo heridas de "guerra". Pero son heridas superadas, o al menos que ya no duelen tanto.

Probablemente, vuelva a ser privado; probablemente deje de escribir. Pero creo que en algún momento todos hemos sentido lo que mis líneas reflejan.

Nos leemos, muy pronto...

zziia.

1 comentario:

  1. Hacemos catarsis bloguera mi Pat... lo hacemos casi mecánicamente.

    ResponderEliminar